5 falsos mitos sobre alimentación que debes saber

¿Quién no ha escuchado alguna vez que el plátano engorda o que el chocolate produce acné? Son muchos los mitos y leyendas que rodenan a muchos de los alimentos que consumimos, pero, ¿Qué hay de cierto en todas esas afirmaciones? Hoy destapamos algunos de los mitos más famosos de los alimentos que normalmente solemos consumir.

 

BÉBETELO RÁPIDO, ¡QUE SE LE VAN LAS VITAMINAS!

Es una de las frases más repetidas de cualquier madre que ha exprimido un zumo de naranja a su niño. Y lo cierto es que el zumo recién exprimido no pierde sabor ni color como cuando pasa un buen rato, pero las vitaminas seguirán allí aunque pasen horas y no se haya consumido.
Así que ya sabéis, las vitaminas del zumo seguirán intactas tanto recién exprimido como pasadas las horas 😉

¿LA ZANAHORIA DA MEJOR VISIÓN?

Otro gran mito de la gastronomía es el de las supuestas propiedades de la zanahoria para mejorar la visión y ver mejor. Lo cierto es que las zanahorias no pueden mejorarla, pero los betacarotenos que contienen ayudan a mantener unos ojos sanos. También son unos grandes antioxidantes para evitar el envejecimiento prematuro de los tejidos oculares.

¿EL PLÁTANO ENGORDA?

Se suele decir que el plátano engorda y por ello muchas personas dejan de consumirlo por miedo a engordar. Y además de no ser cierto, es un alimento que ayuda a perder peso. Es rico en agua y fibra, y cuanto menos maduro lo consumamos menos presencia de azúcares.

SI ME SALTO UNA COMIDA ADELGAZARÉ

¡Falso! Y además es un mal hábito que puede hacer que engordemos. ¿Por qué? Pues porque según los expertos lo ideal es realizar 5 ingestas de comida diarias, ya que de esta forma controlamos nuestra hambre y no nos pasamos comiendo. Así, las comidas están repartidas y no llegaremos a la siguiente muertos de hambre, cosa que haría que comiéramos más.

OTRO GRANITO…¡SEGURO QUE ES POR ESE TROZO DE CHOCOLATE!

De todas las leyendas, ésta sea probablemente la más repetida y comentada por muchos, que están totalmente convencidos de que ese granito nuevo es culpa del trozo de chocolate que se comieron. Y es que después de muchos estudios, se ha llegado a la conclusión de que esto es totalmente falso, puesto que lo que puede producir acné son los alimentos hechos con harina refinada y los que tienen un alto nivel de de azúcar. El chocolate, cuanto más puro, mejor, incluso es necesario para un buen estado de salud.